Licenciada en CC. Geológicas por la Universidad Complutense de Madrid, desde 2011 soy miembro del Grupo de investigación Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza. Desde muy joven me interesé por la paleontología, y a los 18 años comencé a adentrarme en el mundo de la investigación y las campañas de excavación. Actualmente estoy preparando mi tesis doctoral estudiando los sirenios del pirineo aragonés.

Cuando decidí hacer un doctorado me ofrecieron estudiar fósiles de mamíferos marinos recientemente descubiertos en Huesca. Los mamíferos marinos proceden de animales terrestres, y la parte más apasionante de mi trabajo se centra en conocer cómo fue esa transición. Este tipo de fósiles son muy escasos en España, por lo que para poder estudiarlos he tenido que viajar a diversos países como Francia, Hungría o USA, donde he aprendido de científicos de importancia mundial. Viajar, excavar o asistir a congresos son algunas de las ventajas de la investigación, pero a la vez es un trabajo que requiere muchas horas, esfuerzo y tesón. Sin embargo, no hay ninguna sensación comparable al momento en que eres consciente de ser la primera persona en ver ese nuevo animal, que alguna vez existió, y que acabas de descubrir.

Realiza visitas guiadas en el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza