Recuperada del olvido la mina “Cueva del Champiñón”, en Castiello de Jaca (Huesca)

Recientemente, Miguel Ángel Barrutia nos mandó unas fotos de una posible mina abandonada cerca de Castiello de Jaca (Pirineo, Huesca). Era la primera vez que oíamos hablar de ella en nuestro proyecto de las minas olvidadas de Aragón. En nuestras redes sociales pedimos ayuda a nuestros seguidores y la información no ha tardado en llegar. Os contamos lo que hemos averiguado.

En las fotos que nos envió Miguel Ángel Barrutia se puede ver una entrada grande y reforzada con piedras de cantería. El aspecto es el de una gran estructura. Miguel Ángel apuntaba “Por lo que sé, debe llevar abandonada unos 100 años, pues mi suegra de Castiello (83 años) jugaba de niña y ya estaba abandonada y la conocían como mina. En los mapas viene marcada con el símbolo de minas (dos martillos cruzados)”. Nos explicaba que él no ha llegado nunca hasta el fondo de la galería, pues, a pesar de que esté apuntalada (omo puede verse en la foto), da un poco de miedo que caigan piedras. El problema, nos cuenta, es que "como está en una especie de desfiladero, la boca queda oculta desde la carretera y ha quedado olvidada por no verse. Entre la boca de entrada redonda y la cuadrada, que es la que da acceso a la galería, hay una zona que debió ser de cuartos auxiliares revocado de escayola”. Quizá, aventura Miguel Ángel, era el espacio dedicado a una oficina, o para guardar material,…

 

Cuando colgamos en nuestras redes sociales el reto de recuperar y compartir el conocimiento sobre esta mina, recibimos multitud de comentarios y explicaciones de lo más variadas. Algunas personas nos comentaban su posible uso para extraer roca, pero también como polvorín, ¡incluso como explotación de champiñones! Y resulta que todas tenían una parte de la razón. Álvaro Salesa, alcalde de Castiello de Jaca, nos ha contado la historia de esta explotación. Tenemos con nosotros una nueva mina olvidada de la que se ha recuperado su memoria.

Se trata de la denominada "Cueva del Champiñón", situada en dirección Jaca a Castiello, a la izquierda, un poco antes de llegar a la granja avícola Alto Aragón. Se llama así porque en esta cueva o mina, se cultivó champiñón. Constaba de dos plantas, actualmente derrumbadas, y ambas se utilizaban para el cultivo. Pero la historia es más larga. La cavidad se excavó para extraer piedra caliza. De manera que es más exacto llamarla mina que cueva. La roca explotada se destinaba a alimentar la fábrica de cementos de Castiello, de la cual aún se conservan los hornos y la zona donde se molía la piedra. El sistema de molido de la piedra, una vez cocida, se realizaba mediante un molino que se movía con un canal de agua procedente del río Aragón. Hasta hace poco se conservaban algunos sacos de este cemento (cementos Portland). El cemento Portland es un alúmino-silicato de calcio, está compuesto de una mezcla de piedra caliza (como la obtenida en esta mina) y arcilla. Las obras del ferrocarril de Canfranc, en esta zona, fueron construidas con este cemento. Algunos vecinos de Castiello, fallecidos hace relativamente poco, recordaban el traslado de la piedra hasta la fábrica, con carros tirados por mulos. Durante la guerra civil fue utilizada como polvorín. Su último uso, como se ha mencionado antes, fue el cultivo de champiñón. Cuando éste cesó, la cavidad quedó en desuso y abandono. La propiedad de la mina y de una amplia finca que la rodea es particular; su propietario un vecino de Castiello de Jaca.

Recordad que las minas abandonadas en general, y la cueva del Champiñón en particular, son lugares peligrosos en los que no debe entrar el público general. ¡Disfrutemos de la información que damos desde nuestra web sin ponernos en riesgo!

Los comentarios están cerrados.