Nueva reconstrucción de Delapparentia turolensis para el Museo

Como parte de las actividades programadas con motivo del Día Internacional de los Museos, el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza presentó ayer 18 de mayo una nueva reconstrucción del dinosaurio Delapparentia turolensis, descrito en Aragón.

 

Ayer tuvo lugar la presentación de una nueva reconstrucción del dinosaurio definido en Aragón, Delapparentia turolensis. El acto se celebró en el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza (MCNUZ), en la sala de exposición en la que se exhiben los restos fósiles de este animal extinto. Esta reconstrucción es muy especial, ya que el patrón de coloración escogido para representar a este dinosaurio se ha basado en un diseño realizado por Natalia Muñoz, una joven apasionada de los dinosaurios de tan solo 9 años de edad. La reconstrucción ha sido ejecutada por la empresa aragonesa Paleoymás, de la mano de la ilustradora Rosa Alonso, especialista en paleoarte. Al acto asistieron el director del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza, José Ignacio Canudo, el director gerente de Paleoymás, José Luis Barco, la ilustradora Rosa Alonso y Natalia Muñoz.

 

El pasado mes de diciembre de 2020 el Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza (MCNUZ) lanzó un concurso online para sus seguidores en redes: “¿De qué color son los dinosaurios?”. El motivo fue celebrar el quinto aniversario de la apertura de esta institución de referencia, que tuvo lugar el 12 de diciembre de 2015. Con esta iniciativa, el MCNUZ quiso hacernos uso de la imaginación e inventiva de los participantes con el objetivo de poner color a uno de los tres dinosaurios aragoneses cuyos fósiles se exhiben en el Museo: Delapparentia turolensis, Tastavinsaurus sanzi y Arenysaurus ardevoli. El trabajo ganador fue un diseño para Delapparentia turolensis realizado por Natalia Muñoz, de 9 años.

 

El diseño ganador presenta al dinosaurio Delapparentia turolensis en tonos de color que van del azul al naranja pasando por el verde y el amarillo. Los motivos de la elección de este trabajo fueron, por un lado, la calidad en la ejecución del patrón de coloración de la piel y la originalidad del diseño. Pero también se tuvo en cuenta que se tratase de un diseño factible de acuerdo con el conocimiento que se tiene actualmente acerca del color de los dinosaurios.

Sabemos cómo eran la piel y las plumas de algunos ejemplares de dinosaurio porque se han encontrado impresiones fósiles de ellas. Sin embargo, conocer su color es algo más complicado. Lo más frecuente ha sido representar a los dinosaurios empleando los colores más comunes en reptiles actuales: verde, marrón, gris... Muchos autores consideran que los dinosaurios de gran tamaño, como ocurre con los grandes mamíferos actuales (elefantes, rinocerontes, hipopótamos…) habrían tenido colores pardos y apagados. De esta manera les habría sido más sencillo camuflarse con el entorno. Sin embargo, un grupo de dinosaurios ha sobrevivido hasta nuestros días, y sus colores son de los más variados: ¡las aves! ¿Es posible que los dinosaurios mesozoicos presentasen colores tan llamativos como los de sus parientes actuales?

Recientemente, se ha abierto camino un nuevo campo de investigación que promete terminar con el debate. Se trata del estudio de las moléculas de pigmento conservadas a través de los procesos de fosilización. Hasta la fecha, se han descubierto este tipo de moléculas en filamentos de plumas y protoplumas de algunos dinosaurios. Y todo parece indicar que esas especies habrían mostrado distintas combinaciones de colores, nada aburridas.

La nueva reconstrucción de Delapparentia turolensis, realizada por Paleoymás y cedida al MCNUZ, será incorporada próximamente a los murales de la sala de los dinosaurios del Cretácico de la exposición permanente del Museo.

 

Delapparentia turolensis es un dinosaurio ornitópodo definido en Aragón. Sus restos fósiles fueron encontrados en la Formación de Camarillas de Galve, provincia de Teruel. Fue un animal herbívoro, emparentado con uno de los dinosaurios más conocidos, Iguanodon, a los que coloquialmente se les conoce como “las vacas del Cretácico”. Delapparentia turolensis vivió en lo que es hoy Europa a principios del período Cretácico, durante el Barremiense, hace aproximadamente 130 millones de años. Fue un dinosaurio de tamaño medio a grande, que habría medido unos 10 m de largo. El entorno en el que se depositaron los huesos de Delapparentia turolensis no se parecía en absoluto al Teruel actual. En aquella época, la zona habría estado ocupada por una gran llanura próxima a la costa y a la desembocadura de cursos fluviales.

 

 

¿Qué es Paleoymás? Esta empresa aragonesa está dedicada a la conservación y puesta en valor del patrimonio cultural y natural, con especial dedicación al patrimonio paleontológico, sobre el que ha realizado más de 600 intervenciones educativas, turísticas o técnicas. Entre sus proyectos se incluyen trabajos de paleoilustración, generalmente integrados en exposiciones, paneles interpretativos para rutas, material didáctico o elementos interactivos, aunque también puede desarrollar ilustraciones a medida o con una premisa de partida. Este es el caso de la ilustración de Delapparentia, realizada en el marco del concurso "¿De qué color son los dinosaurios?" por su paleoartista Rosa Alonso, y cedida por Paleoymás al MCNUZ con el fin de sumar esfuerzos en el objetivo común que es la divulgación de la paleontología.

Los comentarios están cerrados.