Historia

El Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza fue creado por acuerdo unánime del Consejo de Gobierno de la institución el 24 de junio de 2013, y su creación ha sido autorizada por Orden de 1 de julio de 2014 del Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón; autorización que implica la integración en el Sistema de Museos de Aragón, con las consecuencias que de ello se derivan en aplicación de la normativa sectorial autonómica: Ley 3/1999, de 10 marzo, del Patrimonio Cultural de Aragón, Ley 7/1986, de 5 de diciembre, de Museos de Aragón, y Decreto 56/1987, de 8 de mayo, de desarrollo parcial de la Ley de Museos de Aragón. En consecuencia se trata de un museo de carácter público.

Sus fondos fundacionales están formados por dos colecciones: la Longinos Navás, depositada por la Compañía de Jesús en 1988 en la Universidad de Zaragoza y la de Paleontología, integrada fundamentalmente por piezas procedentes tanto de las excavaciones llevadas a cabo por la Universidad en territorio aragonés, como de otras partes de España y del mundo. Este material es en su mayor parte de titularidad pública, tanto de la propia universidad como del Gobierno de Aragón.

El Museo posee dos espacios diferentes, uno dedicado a la exposición permanente situado en el Paraninfo de la Universidad y el segundo ubicado en la Facultad de Ciencias de la propia Universidad donde se encuentran el almacén y el laboratorio de preparación de fósiles. Vamos a detallar brevemente estos espacios.

Edificio Paraninfo donde se encuentra el museo

La exposición permanente del Museo se ubica en la planta sótano del edificio Paraninfo de la Universidad de Zaragoza. Se trata del edificio que actualmente recoge al Rectorado de la Universidad, la Biblioteca Universitaria, además de tener espacios para exposiciones y actividades culturales de todo tipo. Es el único edificio declarado Bien de Interés Cultural de todas las construcciones universitarias. El edificio Paraninfo, en uso desde su inauguración en 1893 es la construcción histórica más antigua de la Universidad y la más conocida y estudiada, tanto por su monumentalidad y su elevado valor artístico, como por su posición privilegiada en la plaza de Basilio Paraíso, centro de la ciudad de Zaragoza.

El Edificio fue proyectado y dirigido por el arquitecto Ricardo Magdalena, y se ha convertido en la imagen institucional de la Universidad de Zaragoza. El Paraninfo fue uno de los edificios más sobresalientes en España en su época y el que contribuyó, decisivamente, a la renovación de la arquitectura aragonesa entre finales del siglo XIX y principios del XX. En el 2008 termino su rehabilitación lo que ha permitido dotarlo de unas instalaciones modernas, a pesar de tener más de 100 años de antigüedad.

Edificio de Ciencias de la Tierra en la Universidad de ZaragozaLa exposición permanente del Museo se ha distribuido en tres grandes zonas. Ocupa una superficie total de 950 m2 aproximadamente. El espacio donde se guardan las colecciones paleontológicas es el edificio de Geología de la Facultad de Ciencias (Campus de la Plaza San Francisco). Tiene un almacén con una infraestructura de compactos que permite el almacenaje de gran cantidad de ejemplares de manera accesible. En los compactos se organizan los ejemplares por su edad y su número de inventario. En este mismo edificio se encuentra los laboratorios de preparación de fósiles, fotografiado, biblioteca y la infraestructura de investigación del área de Paleontología que es compartida con el Museo.